Había una vez..


foto-2 Había una vez un país cuyo equipo de Voleibol femenino fue capaz de inscribir su nombre -con mayúsculas- en la historia del deporte de la malla alta.

Quien escribe, creció al calor del legado de ese equipo del que habla este relato. Seguramente muchos lo recuerdan porque inspiraba el respeto y la admiración de todos a su paso. Un conjunto que, con méritos sobrados, y por la gracia del bautizo oportuno de René Navarro, es recordado como las Espectaculares Morenas del Caribe.

Las páginas escritas por aquellas generaciones de estelares jugadoras parecen salidas de un cuento de hadas. De uno de los clásicos; de esos que en su trama encierran mil vicisitudes pero que terminan con un final feliz. Y es que no había otro colofón para estas historias marcadas por la calidad y el talento que emanaba la escuela, la grandiosa escuela cubana de voleibol.

Hoy, el país -que es mi Patria- se revuelve entre retazos de glorias pasadas. De aquel equipo y de su legendaria historia, solo queda el recuerdo; vigente en la mente de los que -como yo- no han querido rendirse ante la realidad contemporánea.

Hace ya un buen tiempo que el voleibol (en ambos sexos) ha ido a menos. El empeño ha muerto a los pies del intentar salir a flote ante la escasez de recursos y la inexistencia de una estructura que garantice la continuidad competitiva. Así es imposible coexistir en el primer nivel.

Yo lo acepto, aunque me confieso amante de los pasajes heroicos de nuestro deporte, de aquellos esculpidos o contados desde cubierta en el “Cerro Pelado”. Siempre he gustado de estar del lado de los que se quedan a luchar por sus sueños desde dentro, una posición mucho menos cómoda pero, a la postre, mucho más ejemplarizante. En fin, que pondero el sistema deportivo cubano, ese que en Barcelona demostró su valía. Pero a la vez comprendo que por lo justo y masivo de su concepto, amerita mucho dinero puesto en el empeño de llevarlo adelante. Recursos con los que hoy, lamentablemente, no contamos. Por ello toca tomar decisiones, que aunque duelan, son la única vía para sobrevivir, o resurgir si valoramos el caso.

El profesionalismo se lo traga todo, y a su vez, impone nuevos retos y supone una constante perfección. Es una utopía el querer estar a la altura del deporte mundial sin contar —al menos— con los medios imprescindibles para ello.

El torneo de voleibol femenino de los juegos olímpicos fue extremadamente aleccionador. Por primera vez en la vida miré sin demasiada pasión cada partido y comprendí a cabalidad, por qué Cuba no estaba allí.
Hiere reconocerlo, pero la selección que tenemos no llegó a esa instancia porque en cancha no es capaz de mostrar los argumentos necesarios para llegar allí. Los Juegos Olímpicos es el evento que marca la cúspide del movimiento deportivo mundial.

Del voleibol que llevó al país de mi cuento a tener la mejor jugadora, el mejor entrenador y el mejor equipo del siglo (pasado) hoy no queda nada, …ni la estirpe. Basta con mirar en cualquiera de las incursiones de nuestras chicas en el último año para darse cuenta de cómo, tras cada punto fallido, la espectacularidad de aquellas historias de antaño rodaba cuesta abajo.

¿UNA CAUSA PUNTUAL?

Podría ser la falta de motivación. En cada mente debe perdurar el ejemplo de jugadoras como Mireya o Regla, quienes, aunque vinieran de soportar el paso de “carretas y carretones” por encima de su cuerpo, salían a la cancha a fajarse por el respeto y la vergüenza de ser cubanas. Ahora, no podemos llegar a comparar. Son otros los tiempos que corren y estas nuevas generaciones requieren de otro tipo de incentivos. El irremediable paso del tiempo, combinado con la diaria y eterna perfección del rival, nos ha sacado de la elite de un deporte en el que solíamos reinar y con soberana autoridad.

¿LA SOLUCIÓN?

Abrirse al mundo es la que todos piden, y esta es solo la más fácil de las variantes que podemos tomar. Las alternativas existen y habrá que buscarlas o dar el brazo a torcer (sin que por ello dejemos de ser fieles a los preceptos del deporte revolucionario que han sido nuestra razón de ser), si fuese necesario pues solo así habrá otra vez para el voleibol cubano. Un deporte que fue motivo del orgullo nacional y que hoy está a punto de quedar en -y sin- nada.

Rio 2016 está a la vuelta de la esquina, y presiento que Cuba es la única fuerza capaz de poner distancias entre la hazaña de las Espectaculares Morenas del Caribe y ese Brasil impetuoso, que en calidad de anfitrión, buscará igualar la triple corona olímpica consecutiva. Claro, que para convertirnos en “las villanas de Copacabana” (otra vez, recuerden la final de los Panamericanos de Río 2007) habrá que echar mano a toda la potencia nacional que habita ahí fuera y que sería pieza clave, si definitivamente decidimos acometer dicha misión.

Por lo pronto y con las esperanzas tratando de encontrar la puerta de salida, dejo toda la pasión en estas líneas y trataré de dormir con la ilusión de poder despertar un buen día con los argumentos para acotar el “…y vivieron felices para siempre” que suele acompañar los cuentos que, como este, tuvieron por comienzo el célebre “Había una vez…”.

Anuncios

5 comentarios en “Había una vez..

  1. Hay algo en estos tiempos que es primordial,todas las jugadoras del resto del mundo van a jugar a otros paises y cuando compite el equipo van a jugar bajo su bandera,querer no ver esto es una locura,ya la epoca del himno,el escudo y la bandera paso ahora el dinero se impone y no podemos pecar al decir que esto es mentira,yo me he quedado loco mirando a la cantidad de africanos que compiten por otra nacion,pero desgraciadamente hay que subirse a ese homnibus o te quedas en la parada,ademas ya Cuba por todo lo que se sabe no puede viajar tanto como hacia antes por el campo socialista,pero hya otra cosa una manera de desarrollar a un atleta no es lo mismo que hcerlo con un equipo esto no se hace en dos dias.

    Me gusta

  2. Hola, Lilian, excelente tu reflexión.

    Necesariamente tienen que buscar una solución aquellos que están cobrando por el desempeño de esas funciones. Las soluciones tomadas hasta hoy día no han traído más que pérdidas, lo mismo humanas que económicas.

    Quizás muchos piensen que querer ganar dinero no esté acorde con determinados ideales del pasado, pero es que no se trata de lamentarse o alegrarse y decir que desgraciadamente o por suerte esto o aquello ha cambiado en los últimos tiempos, sino de buscar soluciones donde las “pérdidas” sean menores o estas no existan.

    Es posible que algún/a atleta viviendo en el extranjero se decida a salir definitivamente del país, y al final se pierda su accionar en un equipo o en un deporte individual, pero aquí es dónde va mi pregunta. ¿Eso no es lo que sucede, precisamente por negarles ciertas libertades?

    ¿Hasta cuándo se va a considerar un éxito, no dar el brazo a torcer, cueste lo que cueste?

    La vida es un cambio constante y muestra de ello es lo que sucede en el mundo, no solo en el deporte, sino en general. ¿Por qué se cierran los ojos a la hora de analizar si un método determinado da o no resultado o es que no existe la capacidad de análisis?

    Quizás estén satisfechos los dirigentes cuando ven que muchos atletas cubanos compiten contra sus compatriotas, yo personalmente no lo estaría.

    El resto de los cubanos que no puede tomar decisiones, solo puede tener la esperanza que se tomen en serio la búsqueda de una solución a muy corto plazo.

    Saludos

    Me gusta

  3. Es normal el comportamiento técnico, actual. Pero con las experiencias técnicas del INDER,
    el futuro es del voleibol de Cuba.
    Lo tienen todo a su favor… El resto le corresponde al tiempo…Exitos.
    Hay en tu tierra, muchas, MIREYA LUIS. Muchos técnicos con conocimientos técnico-tácticos y científicos, para armar un Equipón de calidad mundial…

    Me gusta

  4. DEBERIAN OLVIDARSE DE TANTAS TRABAS POLITICAS PARA DEJAR SALIR A SUS JUGADORAS A BUSCAR UNA MEJOR VIDA JUGANDO EN OTRO PAIS Y CONVENSERLAS DE K REGRESEN A JUGAR CON SU SELECCION PARA ASI PODER MANTENER EL NIVEL QUE NUNCA DEBIERON HABER PERDIDOOOO.,.,., SOLO ELLAS PODRIAN CONVERTIRSE DE NUEVO EN LAS VILLANAS DE RIO DE JANEIROOO 2016 OJALA ASI SEA.,.,.

    Me gusta

  5. Cubanos, há uma grande diferença entre vocês e nós brasileiros em relação ao esporte volleyball: saber perder com HUMILDADE, o que não significa gostar de perder.

    Seleção feminina de Cuba da década de 90 foi inigualável. Enchia os nossos olhos vê-la jogando com maestria, potência e competência. Porém, esse time se perdeu ao longo do caminho. Não soube lidar de forma humilde com sua própria competência.

    Ao mesmo tempo que os olhos do mundo ficavam admirados ao vê-las em quadra, as jogadoras se esqueceram do maior triunfo que o esporte oferece a quem o pratica: o respeito mútuo ao adversário, ao ser humano e consequentemente a si mesmo.

    Ao mesmo tempo que nos presenteavam com seus magníficos ataques e defesas, nos enojavam com tamanha prepotência e falta de respeito por quem estava do outro lado da rede. Se nem mesmo o esporte não conseguiu ensinar tal valor a vocês, acho pouco provável que a vida as ensine algum dia.

    EDUCAÇÃO DE BERÇO: isto a seleção cubana nunca teve.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.