Javier Sotomayor, sus saltos en cifras y detalles


Por Eddy Luis Nápoles Cardoso

Hace unos días, para ser preciso el viernes pasado, el Príncipe de las Alturas, Javier Sotomayor Sanabria, ha celebrado sus 50 años de vida (Limonar, Matanzas, 13 de octubre de 1967) y a modo de homenaje sería bueno hacer un recuento de sus mejores saltos, revelando detalles poco conocidos en este aspecto.

Sotomayor es el saltador de altura con más brincos sobre los 2.40 metros, listón que superó en 24 ocasiones, muchas bibliografías lo registran con 21 saltos, pero resulta que en tres ocasiones en una misma competencia se elevó por encima de esa cuota. La primera de ellas fue en Salamanca, España, el 8 de septiembre de 1988, momento donde implantó su primer récord mundial, allí tuvo un gasto de nueve saltos para finalmente lograr el 2.43; salvando las tres primeras alturas con un brinco en cada una de ellas, 2.20, 2.25 y 2.30, pero sobre 2.36, realizó dos nulos y uno válido, luego saltó 2.40 en el primero y 2.43 en el segundo.

La segunda oportunidad que saltó dos veces sobre los 2.40 en una misma competencia, fue en San Juan, Puerto Rico, durante el Campeonato Centroamericano y del Caribe de Atletismo, hecho acontecido, el 29 de julio de 1989, ahora logró una secuencia perfecta en las cinco primeras alturas; 2.24, 2.26, 2.30, 2.34 y 2.40, gastando dos brincos para superar el 2.44, su segundo récord mundial al aire libre. La tercera y última ocurrió en el Gran Prix Diputación de Sevilla, el 5 de junio de 1994, ahora con una competencia menos limpia, inició perfecto en 2.25, luego saltó 2.31 en el segundo y 2.34 en el tercero, para pasar los 2.40 y 2.42 con un salto per cápita, intentando infructuosamente en tres ocasiones, el 2.46.

Precisamente, siguiendo con las revelaciones, les comento que Sotomayor intentó superar en cinco oportunidades, su propia cuota mundial de 2.45, todas realizadas en 1994 y siempre intentando los 2.46; la primera de ellas, en ese mencionado Gran Premio de la capital de Andalucía. La segunda aconteció, el 25 de junio, en La Habana, durante el Campeonato Nacional “Copa Cuba”, donde Javier Sotomayor realizó una excelente demostración, al iniciar perfecto sobre 2.20, seguido de 2.26, luego un nulo sobre 2.35, un salto sobre 2.41 para terminar con dos nulos en 2.46. La siguiente ocasión tuvo lugar, el 10 de junio, en el tradicional Festival de Salto de Altura, que se celebra en Eberstadt, Alemania; aquí, inició perfecto en 2.24, renunciando a 2.27 y 2.30, saltando en el primero 2.33, pero en la siguiente altura (2.36) realizó dos nulos y uno válido, superando los 2.40 con un salto y tres faltas sobre 2.46. Cinco días más tarde, en Londres, durante el TSB/Gran Prix, estuvo perfecto en la tres primera altura, 2.25, 2.30 y 2.35, luego realizó dos faltas y uno exito sobre 2.41, para terminar con dos nulos en 2.46.

Su último ataque al fenomenal 2.45, ocurrió el 11 de septiembre, también en la capital inglesa, ahora durante la VII Copa del Mundo de Atletismo, con una magistral competencia, que transcurrió sin faltas desde el inicial 2.20 hasta 2.40 (2.28, 2.31 y 2.35), gastándose finalmente tres saltos en 2.46.

Entrando en otros detalles, tenemos, que la primera ocasión que saltó sobre los 2.40 metros, fue precisamente aquel 8 de septiembre de 1988, en Salamanca, España, con apenas 20 años, 10 meses y 25 días, siendo el saltador más joven en lograrlo; mientras que la última, aconteció, el 25 de marzo de 1995, en Mar del Plata, Argentina, durante los XII Juegos Panamericanos, ya con 27 años, cinco meses y 12 días.

Sus mayores saltos por años, fueron así; en 1994, logró diez brincos sobre los 2.40, seguido de 1989 y 1993, ambos con cinco, en 1988, solo venció esa altura en dos oportunidades, cerrando, con una en 1991 y 1995, respectivamente.

En otro aspecto, tenemos que las ciudades agraciadas para los récords mundiales de Sotomayor fueron, Salamanca, en 1988 y 1993, Budapest y San Juan, en 1989, mientras que Sevilla, Londres (en dos ocasiones), Eberstadt y La Habana, presenciaron los intentos fallidos por superar su propio tope mundial de 2.45.

A parte, de sus seis triunfos en Campeonatos Mundiales, dos al aire libre y cuatro bajo techo; en los Juegos Olímpicos de Barcelona, 1992 y en el mundial junior de Atenas, 1986, eventos donde doblegó a todos sus adversarios; Sotomayor venció a los mejores exponentes del salto de altura de los años 80 y 90 del pasado siglo, la época dorada de esta especialidad.

Por solo mencionar algunos, durante la temporada de 1988, triunfó en el Día Olímpico de Berlín, Memorial Van Damme de Bruselas, Bislett Games de Oslo, en Koblenza, Rieti, Kvarnsveden, Atenas, Berna y Schwechat, escoltando al sueco Patrik Sjöberg en el Nikaia de Niza, pero dejando en la saga en esos eventos, entre otros, a los alemanes Dietmar Mögenburg y Carlo Thränhart, al ruso Gennadiy Avdeyenko, al rumano Sorin Matei, al italiano Robert Ruffini, al francés Jean-Charles Gicquel y otros menos conocidos, como el bermudés Clarence Saunders y los estadounidenses Thomas McCants y James Lott.

En 1989, entre otros eventos, repitió la dosis en Oslo, se contabilizan también en la DN Gala de Estocolmo, en el PTS de Bratislava, en el ISTAF de Berlín, en Saint Denis, en Simmeraht, en Genova, Sevilla, Madrid, Westwood. Entre los vencidos se citan, el sueco Patrik Söberg, ex-recordista mundial, al ruso Gennady Avdeyenko, titular olímpico de Seúl; el estadounidense Hollis Conway, el ucraniano Rudolf Povarnitsyn ex-plusmarquista mundial y el alemán Carlo Thränhart.

En las temporadas de 1992 y 1993, sus principales triunfos se registraron en Eberstadt, ISTAF de Berlín, la Weltklasse de Zürich, Expo de Sevilla, la Golden Gala de Roma, el BNP Villeneuved’Ascq, el Herculis de Monaco, el TSB de Londres, el McD de Sheffield, el Toto de Fukuoka, en Saint Denis, en Verona, La Coruña, también se impuso en el meeting bajo techo de Chicago. En estos eventos derrotó en varias ocasiones, entre otros, a Sjöberg, a Conway, al alemán RalfSonn, al inglés Steve Smithal bahamés Troy Kemp, al serbio DragutinTopic, etc.

En las temporadas de 1994 y 1995, se impuso en Eberstadt, en la Expo de Sevilla, el TSB de Londres, el Nikaia de Niza, la Golden Gala de Roma, la Athletisima de Lausana, en el Bannes Gran Prix de Sao Paulo, en el ISTAF de Berlín, en Madrid, también en Frankfurt, en Spala. Entre los derrotados se citan, Kemp, Gicquel, al australiano Tim Forsyth, al noruego Steinar Hoen, al alemán Wolf-Hendrik Beyer, al inglés Dalton Grant, al estadounidense Charles Austin, al colombiano Gilmar Mayo, el polaco Artur Partyka, al griego Lábros Papakóstas, etc.

Revisando el historial competitivo de Sotomayor, observamos, que al adversario que derrotó en más ocasiones fue a Troy Kemp, con cerca de una veintena de victorias, pero el bahamés lo venció en una oportunidad, a la hora buena, en la cita mundial de Göteborg 1995, donde ambos saltaron 2.37, pero el cubano lo hizo en el tercer intento y el bahamés empleó uno menos.

En cuanto a sus saltos por continentes, claro, los mejores corresponden a Europa, que es donde más se compite; salto 2.45 en Salamanca, España, en 1993; en América, logró 2.44, en San Juan, Puerto Rico, en 1989; en Asia, 2.36 en Tokio, Japón, en 1991 y en Oceanía, 2.32 en Sydney, Australia, en 2000.

Sus saltos tuvieron por sede grandes y conocidas urbes, como: Londres, New York, Paris, Berlín, Roma, Moscú, Madrid, Atenas, Ciudad de México, Chicago, entre otras, pero también exhibió la potencia de sus piernas en otras menos famosas, como Wuppertal, Arnstadt, Simmerath (Alemania), Pau (Francia), Spala (Polonia), Somoskö, Salgótarján (Hungría), Ravenna, Caserta (Italia), Schwechat (Austria) y Fairfax (Estados Unidos).

En Cuba, aparte de saltar en La Habana, en el Estadio Pedro Marrero y en el Estadio Panamericano, también lo hizo en Santiago de Cuba, en la pista Pepe del Cabo, durante el Nacional Juvenil de 1986 y en Camagüey en la Patricio Lumumba, en el marco de los Festivales de saltos en homenaje a Manuel Pérez Ruiz (Casanova), correspondiente a 1996 y 2000.

Hoy a casi 30 años de su primer récord mundial, aquel 2.43 de Salamanca, sus otras dos cuotas, 2.45 al aire libre y 2.43 bajo techo se erigen como valladares infranqueables para los saltadores actuales.

Anuncios

Acerca de Eddy L. Nápoles

Lic. en Cultura Física y Deportes (Camagüey, 1990), con título de Comentarista deportivo (Radio Cadena Agramonte, 1999). Me gusta escribir sobre el deporte en especial del atletismo. Autor en Atletismo Peruano y Educación Física y Deportes

Publicado el 2017/10/16 en Atletismo y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: