El gen ACTN3 y el reducido club de los atletas que han bajado de 10” en 100 metros


Por Enrique Mellado

La barrera de los 10 segundos fue derribada por primera vez en el año 1968 por el estadounidense Jim Hines en las olimpiadas de México en 1968. Hizo un tiempo de 9.95 y hasta entonces nunca se había aceptado una marca inferior a 10 al no ser cronometradas de manera electrónica. Habría que esperar hasta 1977 para que el cubano Silvio Leonard repitiese la hazaña (9.98), de nuevo sobre suelo mexicano, en altitud, donde la resistencia del aire es menor y es más fácil el avance. Sería Carl Lewis quien en 1983 lo certificase (9.97) en baja altitud, y desde entonces el velocista que en más ocasiones ha roto la barrera de los 10 segundos ha sido Asafa Powell, 97 veces. En total, sólo 125 atletas pertenecen a este exclusivo club y entre todos ellos han logrado la proeza 889 veces.

Pero, ¿qué hace falta para formar parte de este reducido universo de atletas y por qué de los 125 que lo componen sólo hay cuatro que no son de raza negra? “Los factores son diversos, pero podríamos dividirlos en 2 grandes grupos. Factores innatos como por ejemplo una predisposición genética a las pruebas de velocidad, una antropometría favorable, alto porcentaje de fibras de tipo II -rápidas- etc. Y los factores de tipo ambiental, es decir, entrenamiento, dieta, descanso, actitud etc. Si queremos saber si un velocista sub 10 segundos nace o se hace, digamos que primero tiene que nacer con ciertas características y potencial, pero también hay que hacerlo con el trabajo diario y el entrenamiento invisible”, nos explica Jordan Santos-Concejero, doctor en Fisiología del Ejercicio por la Universidad del País Vasco y exatleta.

Sí que es verdad que entre los atletas negros con origen en el África Occidental existe cierta predisposición a las pruebas de velocidad”
                        Jordan Santos-Concejero (Doctor en Fisiología por la Univ. del País Vasco)

Jim Hines el primer hombre en batir la barrera de los 10 segundos

Santos-Concejero es experto en este campo, como así lo acreditan sus estudios, entre ellos The genetic basis for elite runnig performance. Hace algo más de un mes el japonés Yoshihide Kiryu (9.98) fue el último en ingresar en el club de los sub 10. Es el cuarto atleta que no es de raza negra tras el francés Christophe Lemaitre, el turco Ramil Guliyev y el chino Bingtian Su que lo logra. Sin embargo, el doctor Santos nos corrige, ya que no es partidario de hacer esta referencia: “Es un error hablar de raza negra como un conjunto homogéneo, ya que precisamente las poblaciones humanas de origen africano son las más diversas del mundo desde un punto de vista genético. Puede haber más diferencias genéticas entre tribus africanas vecinas que entre un europeo y un asiático. De hecho, nada tienen que ver los atletas de Kenia, Somalia o Uganda con los de Ghana, Senegal o Nigeria a pesar de ser todos ellos negros”, aclara.

Es aquí cuando el experto fisiólogo nos habla de las tendencias demográficas: “Sí que es verdad que entre los atletas negros con origen en el África Occidental (jamaicanos, trinitienses, norteamericanos…) existe cierta predisposición a las pruebas de velocidad, pero esa predisposición no se da en aquellos con orígenes en el África Oriental (Kenia, Etiopía, Somalia, Eritrea…) que suelen triunfar en pruebas de largo aliento”, manifiesta.

El gen ACTN3

Ante el abrumador número de atletas negros que dominan la velocidad, el doctor Santos-Concejero arroja algo de luz y responde en base a la ciencia: “A nivel físico los estudios disponibles para explicar esa superioridad en las pruebas de velocidad no son concluyentes, aunque sí hay algunas hipótesis. Por ejemplo, la mayor prevalencia en determinadas poblaciones (sobre todo originarias en África Occidental) de perfiles genéticos apropiados para las pruebas explosivas. El caso más documentado es el del gen ACTN3, que codifica una proteína llamada alfa-actinina 3. Esta proteína es exclusiva de las fibras musculares de tipo II (las fibras rápidas) y juega un papel determinante en las contracciones explosivas de estas células. Se han identificado 2 variantes de este gen, la variante R (da lugar a proteína funcional) y la variante X (que tiene como resultado una variable defectuosa y no funcional)”, nos aclara.

En Jamaica prácticamente el 100% de la población tiene la dotación RR, o lo que es lo mismo el genotipo de velocista”
                             Jordan Santos-Concejero (Doctor en Fisiología por la Univ. del País Vasco)

“Pues bien, en poblaciones caucásicas (España, por ejemplo) la frecuencia del alelo no-funcional o alelo malo (variante X) es relativamente alta (entre 44-54%) y en otros países, como por ejemplo en Jamaica, curiosamente, prácticamente el 100% de la población tiene la dotación RR, o lo que es lo mismo el genotipo de velocista. Partiendo de esta base, sería mucho más fácil encontrar potenciales velocistas en Jamaica que en España, aunque eso no implica que no haya en España atletas con un gran potencial también”, dilucida este experto en la fisiología aplicada a los atletas.

Como explica Santos-Concejero, la base genética que da a algunos atletas lo que se puede interpretar como cierta ventaja, no impide que no que esté replicada en atletas blancos, y de ahí que considere “un error hablar de inferioridad física entre razas porque los ránkings presenten en los 100 metros más atletas de un origen u otro. Si miramos otros deportes o incluso otras disciplinas dentro del atletismo pasa exactamente al revés”.

En este punto entra en juego la predisposición cultural, que empuja a las poblaciones a especializarse en ciertas modalidades: “En el caso particular de los 100 metros, la importancia de los campeonatos de categorías menores en Jamaica, por ejemplo, no tienen parangón en otros países. Allí, todos los niños quieren ser velocistas, y esa atracción de talento juvenil acaba por encontrar grandes estrellas de la pista. Lo mismo ocurre con la existencia de grandes campeones que sirven de referentes para las nuevas generaciones”.

Llegados aquí, Jordan Santos profundiza en una causa mental que también habla del rendimiento: “Y por supuesto existe el llamado stereotype threat o amenaza del estereotipo. Esto quiere decir que por la tradición de algunos países en ciertos deportes -por ejemplo Jamaica en velocidad- acaba por hacer que exista entre los atletas de ese país la profunda creencia de que son mejores porque lo han sido en el pasado, lo que supone una predisposición psicológica positiva para ellos y negativa para sus rivales. Esto se ha estudiado en atletas africanos en las pruebas de fondo y sin duda ocurre también en las pruebas de velocidad”.

Es un error hablar de inferioridad física entre razas porque los ránkings presenten en los 100 metros más atletas de un origen u otro”
                       Jordan Santos-Concejero (Doctor en Fisiología por la Univ. del País Vasco)

Por supuesto, llega el turno de hablar del más exitoso corredor de 100 metros: “Los atletas que acaban marcando una época en sus disciplinas suelen desafiar lo que se consideraba una antropometría óptima, como Usain Bolt en los 100 metros, que rompió esquemas a pesar de ser más alto que lo ideal según la teoría”. “Desde un punto de vista purista diría que otros atletas corrían más cerca de la perfección técnica que Bolt, por ejemplo Asafa Powell. Pero si me tuviera que quedar con un prototipo de velocista perfecto, éste sería Bob Hayes. Su dominio en su época era de otro planeta”, nos cuenta Santo-Concejero.

¿Batir el récord de Bolt?

Según apunta el fisiólogo vasco, los récords podrán caer en el futuro “con ayuda de la tecnología (zapatillas y pistas que aumenten el retorno de energía elástica, la búsqueda de una mayor aerodinámica…), la mejora en la detección de jóvenes talentos, la optimización de los métodos de entrenamiento, aspectos del entrenamiento invisible (dieta, descanso, suplementación, psicología) y búsqueda de condiciones ambientales óptimas (temperatura, viento de 2.0 metos/segundo a favor, altitud…), y desgraciadamente, el dopaje”.

Esto nos conduce hasta una pregunta y un nombre en concreto, Justin Gatlin, el nuevo campeón del mundo de 100 metros. En 2001 fue sancionado al dar positivo por un medicamento que, alegó, tomaba desde la infancia por un trastorno de déficit de atención. En abril de 2006 volvería a dar positivo, en este caso por testosterona, y en mayo de 2015 hizo la mejor marca de su vida, con 33 años.

ATLETAS QUE MÁS VECES HAN BAJADO DE 10”
1.Asafa Powell (JAM) 97
2.Justin Gatlin (USA) 57
3.Maurice Greene (USA) 53
4.Usain Bolt (JAM) 51
5.Mike Rodgers (USA) 39
6.Tyson Gay (USA) 36
7.Yohan Blake (JAM) 32
8.Nesta Carter (JAM) 29
9.Ato Boldon (TRI) 28
10.Frank Fredericks (NAM) 27

La pregunta que suerge es si el hecho de haber consumido una sustancia dopante en el pasado puede haber sido una ayuda de cara al resto de la vida deportiva de este atleta. “Los estudios en ratones demuestran que el uso de esteroides aumenta el número de núcleos en sus células musculares y la capacidad de crecimiento muscular hasta 3 meses después de terminar el tratamiento. Esos tres meses suponen un 15% de la vida de los ratones, por lo que una extrapolación a humanos podría implicar cierta ventaja durante casi una década, lo cual no está demostrado, es sólo una especulación. Yo personalmente creo que sí ha tenido ventajas, pero su rendimiento en los últimos años dudo que lo explique el dopaje de hace 10 años, sino que creo, quizá injustamente y desde luego sin pruebas, que sigue dopándose”, concluye el doctor Santos-Concejero.

Los factores socioeconómicos determinan las oportunidades. Influye también la tradición de los países por ciertos deportes”.
      Artie Smith (Entrenador de atletismo de la Universidad de Cornell)

Artie Smith, entrenador jefe del equipo femenino de atletismo de la Universidad de Cornell en Nueva York, también habla a MARCA de las diversas causas que influyen en que la lista de los sub 10 esté plagada de atletas negros: “En mi experiencia, rara vez un factor es la respuesta a preguntas como esta. El deporte, como la cultura, la geografía y la historia, es demasiado complicado. La interacción de varios factores es lo que marca la diferencia entre individuos, y también es así en el deporte. Esas causas incluyen la base genética (los padres determinan las capacidades de una persona), pero también factores socioeconómicos como oportunidad, nutrición, acceso a instalaciones o entrenadores. Y también agentes culturales como la región en que han nacido o el interés del país y la pasión en ciertos deportes, así como su tradición en determinadas pruebas. Y hay muchos más factores”, explica Arthur Cameron Smith.

Gráficas sobre el Estudio

Gráfico: T. Alhambra. Datos: E. Mellado

 

(Tomado de Marca)

 

Anuncios

Acerca de Redacción DeporCuba

Hablamos de deporte, del movimiento deportivo cubano, desde sus resultados y a través de sus protagonistas. En Twitter: @DeporCuba y en Facebook: /Deporcuba

Publicado el 2017/10/30 en Atletismo y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. No pienso que solo Gatlin se esté dopando, creo que hay otros más. Supongo que como dice el proverbio, “Cría fama…” A Gatlin lo cazaron dos veces y por eso lleva esa marca deshonrosa, a otros atletas con grupos de trabajo más inteligentes o con mejores contactos no los cazan, gracias a una serie de razones y que seguramente lo sofisticado de los sistemas de dopaje ¿se la pone más difícil? a los funcionarios de las agencias antidopaje.
    Toda una vida ha habido atletas que han tenido la fama de derrotar a los demás como si nada, eso en sí no es nada sospechoso, pero el hecho de que hagan marcas a años luz del resto de los contrarios, sí debería despertar sospechas y aumentar los controles a esos súperatletas.
    Pienso también que en las disciplinas de campo (toda una vida los atletas de lanzamiento se han dopado de una u otra manera) y también en las de los saltos, lo mismo sucede en las disciplinas de pista más concretamente en las de fondo, es donde más posibilidades hay de cometer fraude y obtener ventajas.
    Mas, mientras el deporte siga siendo parte de la política de muchos países, no se luchará sinceramente contra el fraude. Un ejemplo es que cierto es que los rusos se dopaban y hasta los nuestros siendo “amigos” fueron desbancados en muchas ocasiones por atletas del gigante ruso, pero la pregunta es si ese mismo tipo de lucha sin cuartel contra el doping se llevaría a cabo contra otros países, ejemplo del continente africano. Pienso que los países africanos tenían históricamente el reinado sobre disciplinas que no tienen significación para el bloque occidental, mientras que Rusia presentaba siempre su candidatura en las mismas disciplinas que ese bloque. A ver si no aparecen planes secretos de dopaje por ejemplo de Sudáfrica cuando continúen apareciendo “súperatletas” que quieran subir al trono en disciplinas en las que EE.UU. tenía la historia de ganar siempre.
    Actualmente se discute la posibilidad de vetar a Rusia de las Olimpiadas de Invierno de 2018. Aunque se rumora que si el Comité Olímpico Ruso paga una multa y un funcionario hace una declaración oficial pidiendo disculpas se permitiría la participación de los atletas rusos.
    En este caso valdría preguntarse cuáles serían los países los favorecidos si los rusos no fueran olímpicos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: