El profesor Nilo


A la derecha (de rojo) Nilo Ramirez durante un curso en México/Foto: Facebook

Por: Lilian Cid Escalona

Nilo Ramírez se desempeña como catedrático en la Universidad de Ciencias y Deportes de Chiapas en San Cristóbal de Las Casas, México. Es uno de los muchos cubanos que transmiten sus conocimientos sobre el entrenamiento deportivo alrededor del mundo. De su trabajo en el territorio azteca hay resultados palpables, la mejor garrochista de aquel país, Carmelita Viridiana Correa, fue su alumna entre 2006 y 2010, cuando trabajó con el área de saltos y las pruebas combinadas en el Instituto del Deporte.

Nilo es un pinareño que llegó al atletismo en 1974, con 12 años de edad. Fue atleta de la modalidad de pruebas combinadas y estuvo en la preselección nacional hasta 1988, alcanzando a representar a Cuba en algunos eventos regionales entre los que sobresalen los Juegos Centroamericanos y de Caribe de 1978 y los Juegos Centroamericanos Universitarios en la Habana en 1984. Desde 1988, Nilo comenzó a enseñar. En su Pinar del Río trabajó en la EIDE y en la ESPA provincial con atletas de pruebas combinadas y de salto con pértiga.

Nilo Ramírez es el “profesor Nilo” que tantas veces ha mencionado Yarisley Silva al ser preguntada sobre sus inicios en el deporte.

Nilo es ese “profesor Nilo” que tiene un cupo en la historia por ser el responsable de atraer a Yarisley Silva hacia el salto con garrocha.

Con Yarita –me cuenta- comencé a trabajar a la edad de los 12 años en la EIDE “Ormani Arenado” de Pinar del Río. Ella era alumna de su tía María Caridad Rodríguez y entrenaba en pruebas combinadas. Al darme cuenta de las habilidades que poseía decidí empezar a trabajar el salto con garrocha, manteniéndole el trabajo en las pruebas combinadas.

Yarisley se destacaba en diferentes disciplinas, pero sus habilidades para la pértiga eran notables así que me hice cargo de ella, sin descuidar las pruebas de saltos, las vallas y la velocidad donde era buena. Yarisley era capaz estar entre las primeras de las pruebas de saltos, de velocidad o en las vallas, pero la pértiga era su mejor disciplina; ganó todas las competencias en las que participó.

En su entrenamiento incorporamos elementos de acrobacia y ejercicios gimnásticos. La ayuda del profesor Rey Palacios fue fundamental en este aspecto.

Silva, con 13 años, saltó 2.50 metros. Lo hizo con una pértiga rígida, y aunque las condiciones no eran las ideales, Nilo entendió que era el momento de incorporar a sus rutinas de salto la flexión.

Empezamos a trabajar con una pértiga de fibra de vidrio y su desempeño se aceleró. Ya podía saltar con flexión, y aunque en la provincia no contábamos con buenas pértigas, eso no la frenó.

Yarita siempre fue una atleta muy dedicada y muy seria a la hora de entrenar. Le ponía mucho interés y dedicación a cada ejercicio nuevo que practicábamos, ya fuera en la acrobacia o en la gimnástica. Nosotros trabajamos hasta en los colchones de lucha y de judo para poder hacer ejercicios de asimilación de la técnica y de fortalecimiento.

La combinación de su disciplina con su talento la llevó a ganar unos Juegos Escolares y fue captada para la –entonces- ESPA Nacional “Giraldo Córdoba Cardín”.

Pinar del Río es una fuente inagotable de talento deportivo, ¿Qué otros atletas estuvieron bajo su tutela?

Yo trabajé en Pinar del Río desde 1988 hasta el 2006 alcanzando muy buenos resultados en el salto con garrocha en ambos sexos. Puedo citar, por ejemplo, féminas como Amuy Chiu Quintana que ganó varias veces los Campeonatos Nacionales Juveniles y obtuvo muy buenos resultados en la primera categoría, Maryoris Sánchez Ferrer con muy buenos resultados en Cuba y en el extranjero, Yaimara Fernández campeona nacional juvenil, Rosa Aimé Toledo campeona escolar y juvenil. Entre los varones estaban Yosleisi, Raimel y Yosvani Hernández, aunque queda claro que de todo este grupo quien más se ha destacado es Yarisley.

En el top 15 del ranking nacional de salto con pértiga que compila el Licenciado Alfredo Sánchez Barrios aparecen cuatro atletas de Pinar del Río. Además de Yarisley que es líder, Maryoris Sánchez (4.20) es cuarta y se incluyen las citadas Rosa Toledo (3.80) y Amuy Chiu (3.55, alumnas de Nilo.)

En México desde el 2006, ¿qué huellas dejó a su paso?

Durante los años que estuve en el Instituto del Deporte trabajé los saltos y pruebas combinadas, entre ellos el salto con pértiga; disciplina en la cual despuntaron las mejores atletas juveniles de México desde el 2006 hasta el 2010.

Se alcanzaron muy buenos resultados con las atletas Martha Lili Hernández, María Fernanda y Marisol March, que se repartían los lugares en las competencias nacionales juveniles de la categoría menor y mayor. Mientras que también estuvo Carmelita Viridiana Correa Silva, actual campeona y recordista nacional de México.

También se lograron buenos resultados en el lanzamiento de la jabalina varonil con Manuel Alejandro Vázquez y en los 800 metros planos con Liliana Guadalupe Najeras Matías. Además, tenía los mejores atletas del sureste en las disciplinas de saltos y pruebas combinadas.

¿Qué hace actualmente?

Desde el 2010 soy catedrático en la Universidad de Ciencias y Deportes De Chiapas en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas. Allí imparto varias asignaturas para diferentes licenciaturas dentro del ámbito deportivo, además, entreno a niños en lanzamientos y carreras en las instalaciones del SEDEM.

Considerando que acumula experiencia de entrenamiento y enseñanza deportiva fuera de nuestro país, ¿cómo valora las condiciones de los atletas que se encuentran en el equipo nacional de Cuba?

Yo considero que los máximos exponentes de nuestro atletismo cuentan con las mejores condiciones para entrenar, descansar, alimentarse y aportar el máximo de sus esfuerzos

Hay otro grupo de cualidades que deben tener los atletas para llegar a la cima, que son valores personales como el sacrificio, la voluntad, la tenacidad y la disciplina. Ello combinado con el apoyo de las autoridades a la actividad que realizan debe ser siempre fuente de resultados, un ejemplo es Yarisley Silva, que ha logrado establecerse en la élite mundial y ganar medallas mundiales y olímpica, como también lo fue Yarelis Barrios en su momento, una atleta de primer nivel en el mundo.

¿Cuál es el momento más difícil de un entrenador de la base?

Lo más complejo es no contar con atletas a los que realmente les interese el deporte. Al margen de las carencias de recursos que son comunes, pienso que con amor, paciencia, dedicación, voluntad y motivación podemos lograr con nuestros atletas resultados que no imaginábamos tener, tanto en el deporte como en la vida de estos jóvenes, pero para ello, debe primar que a ellos les guste lo que hacen.

El trabajo en la base es bonito y hay que dedicarle mucho tiempo, porque a los jóvenes hay que prepararlos para el deporte, pero también hay que insistir en su formación moral. El entrenador en la base tiene que conocer muy bien las características de cada uno de los niños con los que trabaja, y no solo desde el punto de vista físico sino también desde el punto de vista psicológico. El entrenador en la base es una persona muy familiar y por lo tanto tiene que ser ejemplo, no solo para los niños sino para los padres y la sociedad. 

El atletismo cubano tiene excelentes resultados en las categorías inferiores, pero en el tránsito a la categoría de mayores, buena parte de estas figuras no llega a trasceder. ¿A qué obedece este fenómeno?

Sabemos que nuestros atletas en las categorías juveniles tienen muy buenos resultados a nivel mundial, es muy importante analizar el trabajo que se lleva a cabo con estos jóvenes talentos que son el relevo de nuestras principales figuras y no apresurarlos con el objetivo de tener un resultado a priori, porque lo más importante es lograr que puedan llegar a la cúspide y puedan mantenerse en la elite. Hay que prepararlos física y técnicamente para obtener resultados de nivel mundial durante muchos años.

La comunicación entre todos los entrenadores que han tenido relación con el atleta es vital, porque ello permitirá saber qué se ha hecho y qué falta por hacer. Es imprescindible realizar una preparación multilateral con cada joven con el objetivo de alcanzar las metas trazadas.

Nilo aun trabaja con niños, pero sostiene que Yarisley Silva Rodríguez es la mejor alumna que ha tenido bajo su tutela.

Yarita ha sido una atleta muy noble, honesta, sincera. Apoya a sus compañeros en los entrenamientos y siempre dio su mano al que necesitó de su ayuda.

Yarisley es, y será siempre un gran ejemplo para las nuevas generaciones de atletas, no solo por sus condiciones físicas sino por su personalidad, su conducta, su disciplina, su temperamento, su responsabilidad y por tener la voluntad de trabajar duro cada día para lograr sus objetivos. Yarisley Silva es un ejemplo, lo es dentro y fuera del campo deportivo.

Al pasar de los años ¿qué siente cuando uno de los atletas que ha sido alumno suyo logra un resultado de clase mundial?

Realmente me quedo sin palabras para expresar la alegría y felicidad que tengo al ver a mis atletas crecer. Me siento orgulloso cada día, y los sigo, allá donde estén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.