Barcelona 1992

Infraestructuras deportivas en la montaña de Montjuic: Estadio Olímpico y Palau Sant Jordi

Los Juegos Olímpicos de 1992 (oficialmente denominados Juegos de la XXV Olimpiada) se celebraron en Barcelona, España, entre el 25 de julio y el 9 de agosto de 1992, aunque el torneo de fútbol comenzó el 24 de julio. Participaron 9.356 atletas (6.652 hombres y 2.704 mujeres) de 169 países, compitiendo en 28 deportes y 257 especialidades. Tras su conclusión se celebraron los IX Juegos Paralímpicos entre los días 3 y 14 de septiembre. Participaron un total de 169 comités nacionales, siendo los primeros Juegos desde Múnich 1972 en los que no se produjo el boicot de ningún país. La vuelta a unos Juegos Olímpicos de Sudáfrica, que no tomaba parte en los mismos desde 1960, tras el fin del apartheid, de Cuba que no lo hacía desde la edición de Moscú 1980 y la de la Alemania reunificada fueron los regresos más reseñables. Fue también la última edición en que las antiguas repúblicas que conformaban la Unión Soviética participaron bajo la misma bandera, en este caso la bandera olímpica,5 y bajo el mismo nombre Equipo Unificado. Si bien las repúblicas bálticas Estonia, Letonia y Lituania lo hicieron ya como países independientes por primera vez desde 1936.

La mayor parte de los eventos deportivos se disputaron en instalaciones de Barcelona capital y su provincia si bien otras provincias de la comunidad autónoma catalana como Lérida (piragüismo en aguas bravas en la Seu d’Urgell) y Gerona (remo en el Lago de Bañolas) también acogieron eventos olímpicos. Las ciudades de Zaragoza (Estadio de La Romareda) y Valencia (Estadio de Mestalla) acogieron partidos del torneo de fútbol.

Antes de 1992, Barcelona había sido candidata para los Juegos Olímpicos de 1924, 1936 y 1940. El proceso de la candidatura olímpica de Barcelona comenzó el 30 de mayo de 1981 cuando el entonces alcalde de la ciudad Narcís Serra solicitó al rey Juan Carlos I autorización para organizar los Juegos de verano de 1992. Con la llegada a la alcaldía de Pasqual Maragall en 1982 el proyecto continuó con mayor fuerza y en 1984 se creó la Oficina Olímpica de Barcelona. Desde el gobierno de la Generalitat presidido por Jordi Pujol también se dio un intenso apoyo a la organización de los Juegos. Desde un primer momento la candidatura de la ciudad contó con un gran apoyo institucional y social, prueba de ello es que antes incluso de la designación como ciudad organizadora de los Juegos se había alcanzado la cifra de 60.000 voluntarios. Finalmente el 17 de octubre de 1986 en la ciudad de Lausana Barcelona fue elegida como ciudad organizadora de los Juegos de la XXV Olimpiada por delante de París a la que derrotó en la tercera votación por 47 votos a 23.

Tras la elección se creó el COOB (Comité Olímpico Organizador de Barcelona 1992), cuyo presupuesto ascendió a mil millones de dólares estadounidenses. La financiación de dicho capital provino de la venta de derechos de televisión (33,3%), donaciones de los patrocinadores (27,7%), títulos en venta de billetes de lotería, monedas y sellos conmemorativos (18,6%), venta de entradas (5,5%), y licencias de uso de la imagen gráfica de los Juegos (2,1%). El 9% restante provino de financiación pública.13 Entre 1986 y 1992 el impacto económico directo de los juegos superó los 7.000 millones de euros (a precios corrientes de esos años).

Antorcha de los Juegos de Barcelona

El 25 de julio de 1992 a las 22:20 hr, y tras una ceremonia inaugural en la que participaron entre otros la soprano Montserrat Caballé, los tenores José Carreras, Plácido Domingo, y Alfredo Kraus y el grupo de teatro La Fura dels Baus, el rey Juan Carlos I declaraba inaugurados los Juegos. Tras ello hizo entrada en el estadio olímpico portando la antorcha el piragüista Herminio Menéndez, quien la cedió a Juan Antonio San Epifanio (Epi) que sería último relevista de la misma. Epi procedió al encendido de una flecha que fue lanzada por el arquero paralímpico Antonio Rebollo con la que se encendió el pebetero.

Durante los Juegos se batieron un total de 32 récords mundiales y 73 olímpicos. El Equipo Unificado encabezó el medallero y el país anfitrión logró trece medallas de oro cuando en toda su historia tan sólo había logrado cuatro. Tras la finalización de los Juegos el entonces presidente del COI, Juan Antonio Samaranch, consideró que los de Barcelona habían sido los mejores Juegos Olímpicos de la historia hasta ese momento.

A %d blogueros les gusta esto: