Santiago Antúnez

Santiago Antúnez. Oriundo de Ranchuelo, en la provincia de Villa Clara, llegó a la escuela nacional de altos rendimientos hace 30 años. Desde entonces ha elevado el nivel del atletismo cubano en la pista internacional, principalmente en los 110 metros c/v. Por su escuela han pasado muchos atletas entre los que destacan Aliuska López, Anay Tejeda, Anier García y el actual recordista mundial Dayron Robles.

Carrera como entrenador

La llegada al mundillo del atletismo en el primer nivel de Santiago Antúnez se produce a mediados de la década de los 80 del siglo XIX, cuando siendo un joven, sale de su natal Ranchuelo en Villa Clara para incorporarse como entrenador por aquel entonces en la Escuela de Perfeccionamiento Atlético Nacional, ubicada en la capital cubana.

Sus primeros resultados llegaron en la categoría juvenil, siendo el primer campeonato mundial juvenil, celebrado en Atenas, Grecia en 1986, la cita de su debut en la cumbre, allí el vallista Emilio Valle, gana el título en los 400 metros y además logra bronce en los 110 con vallas.

Luego en el siguiente evento, Sudbury, Canadá en 1988, dos discípulos suyos escalan lo más alto del podio, Aliuska López en los 100 con vallas y Reynaldo Adim Quintero en los 110; también hay que resaltar su trabajo como responsable técnico de los juveniles en Cuba, etapa en la que esta categoría logró los mejores resultados en la arena internacional, pero además contribuyó a la formación de una generación de atletas, que luego dejó una estela de éxitos, casi imposible de reeditar.

Ya para la cita estival de Barcelona, España en 1992, Antúnez era el responsable técnico de todo el atletismo cubano, merced a lo cual se logró el mejor desempeño del campo y pista criollo en Juegos Olímpicos, en lo personal en la ciudad catalana, Santiaguito logró dos finalistas olímpicos, Emilio Valle y Aliuska López, esta última ya había sido finalista en el campeonato mundial de Tokio, Japón, 1991, condición que reeditó en Suttgart, Alemania, 1993 en unión de Emilio Valle.

La primera medalla a nivel supremo, llega en el mundial bajo techo celebrado en Barcelona, España, 1995, allí se titula en los 60 con vallas, Aliuska López, luego en la versión al aire libre, Goteborg, Suecia, Erick Batte y Emilio Valle, acceden a la final, era la antesala de lo que se aproximaba, en los Juegos Olímpicos de Atlanta en 1996, Antúnez logró clasificar a tres atletas para la cita, llegando dos de ellos a la final de los 110 con vallas, nuevamente Valle y Batte, una hazaña que era patrimonio de estadounidenses, italianos, soviéticos y británicos.

Al año siguiente, su nueva estrella, el santiaguero Anier García, inicia el camino al podio olímpico, cuando logra el título mundial bajo techo en la cita de Paris, en el mundial al aire libre celebrado en Sevilla, España, 1999, antesala estival, Anier gana medalla de plata, solo superado por Colin Jackson, luego llega la cita australiana de Sydney.

Allí estaban los mejores exponentes de las carrera de vallas cortas del mundo en ese momento, Allen Jonson, titular de los juegos anteriores y campeón mundial en Atenas 1997, Colin Jackson, recordista mundial, titular mundial en Sevilla 1999 y otros con menos categorías, pero también con opciones, como son los casos de los estadounidenses Mark Crear y Terrance Trammell y por supuesto Anier Octavio García, esa noche el santiaguero cumplió al pie de la letra las orientaciones de su entrenador, – realizar una buena partida de los bloques – excelente arrancada y adiós las esperanzas de Trammell, Crear, Johnson, Jackson, Schwarthoff, Dorival y Kronberg, el título vino para Cuba con un espectacular 13.00 segundos.

Para la cita mundial de Edmonton, Canadá, 2001, nuevamente había expectativas por un nuevo enfrentamiento entre Johnson y Anier, definido a favor del primero por estrecho margen de tres centésimas, pero en esa final, como en la de Sevilla, otro cubano partió de los tacos de salida, Yoel Hernández; Anier García también se colgó al cuello dos preseas de plata en otras citas bajo techo, Lisboa, 2001 y Birmingham, 2003.

Un año más tarde en Atenas, Antúnez puso de manifiesto sus cualidades de entrenador de élite, cuando este mismo Anier pasado por lesiones y molestias musculares, se encaramó otra vez en el podio olímpico, ahora con bronce, aventajado solo por el chino Liu Xiang y Trammell. Con el titular olímpico Anier García en el final de su carrera, ya la visión futura de Santiaguito había captado las huellas de Dayron Robles, así con las enseñanzas del profe y los consejos del santiaguero se fue adentrando en los secretos de las vallas este atleta guantanamero, que ha venido a complementar algunos de los pocos éxitos que escasean en el currículum de Santiago Antúnez.

El camino de esta nueva estrella cubana de las vallas cortas, se inicia en Grosseto, Italia, 2004, al ganar medalla de plata en el mundial juvenil, dos años más tardes Robles conquista otras dos importantes medallas de plata, una en el mundial bajo techo de Moscú y la otra en la Copa del Mundo de Atenas, Grecia. En el 2007 se convierte el primer cubano en descender de los 13 segundos, al marcar 12.92 en Suttgart, Alemania, durante la Final Mundial de Atletismo.

El 2008, indicaba que sería el año de Dayron Robles y así lo fue, todo marchaba a pedir de boca de su entrenador, epopeya que se inició el 12 de junio en Berlín, Alemania, con Dayron segundo y 13.20, pero llegó el día 12 y con el, el mitin de Ostrava en la Republica Checa, allí el cubano corrió como ningún humano lo había realizado en esa especialidad, resultado, 12.87, nuevo récord mundial, atrás quedaba distante Terrence Trammell, con 13.21, era el primer tope universal para Antúnez como entrenador y el segundo de un cubano – antes lo había logrado Alejandro Casañas con 13.21 en 1977 – en esa disciplina.

La culminación de los éxitos se materializaron en los Juegos Olímpicos de Beijing, al ganar Dayron de forma convincente la final de los 110 con vallas, luego de haberse creado toda una expectativa por la prensa, motivada por el posible enfrentamiento entre el ídolo local Liu Xiang y el cubano, carrera que se frustró por la lesión del chino meses antes de los juegos, no pudiéndose recuperar para la cita estival.

Otra conquista del dúo Robles-Antúnez fue el título bajo techo en el mundial de Doha, celebrado en el año 2010, quedándole solo pendiente un título mundial al aire libre.

Mejor entrenador del mundo

El cubano Santiago Antúnez fue seleccionado como el mejor entrenador del mundo en el año 2010 por la Federación Internacional de Atletismo (IAAF). Recibió el premio el 21 de noviembre en Mónaco, durante la Gala Anual de la IAAF, que reunió a las luminarias de ese deporte.

“Es un honor recibir tan alto galardón”, dijo Antúnez, al recordar que era el segundo entrenador cubano que lo recibía en el año, después del adiestrador de lucha grecorromana Pedro Val, mientras que Juantorena consideró la distinción como “un reconocimiento en grande al atletismo cubano”.

Resultados de sus pupilos

También sus alumnos atesoran varios oros en mundiales juveniles, por intermedio de Anay Tejeda, Emilio Valle, Reinaldo Quintero, Yunier Hernández y Aliuska López (100 metros con vallas), esta última recordista del orbe en la categoría con 12.84 segundos, en la Universidad de Zagreb 1987.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: